En Brasil se tiene la costumbre de dar el primer pedazo de pastel a la persona “más importante” para el festejado, y en este vídeo vemos a un niño que, mientras sirve la primera rebanada, dice que será para alguien especial y que quiere mucho, se trata de su hermanito Antonio. Su hermanito se emocionó tanto que comenzó a llorar.


0 comentarios

Deja un comentario